Este año el objetivo estaba difícil y incluso arriesgado pero lo he completado con éxito; 12:59.30, 74km y casi 5000m+ positivos:

 

 

La Isla bonita… que puedo decir, solo pensar en ella me emociono, unos paisajes volcánicas impresionantes, montañas, sol, calor, panorámicas, la naturaleza en general y además poder correr casi todo el día por encima de las nubes, sin hablar de la organización del evento, siempre positivos y con mucha energía para ayudarnos y estando todo el rato pendientes de nosotros; increíble una carrera que quedará grabada para siempre en mi corazón. El año que viene vuelvo.

 

 

A primera hora de la mañana salimos del faro de ‘Fuencaliente’ a las 6 de la mañana todos con frontales, nada más salir de la salida acompañado por Ramón los nervios desaparecen en seguida, ya empezamos el ascenso solo quedan 51km de subida aproximadamente, la salida es difícil porque somos unos 2000 corredores para un camino estrecho, entonces poco a poco cada uno hace su camino por donde pueda.

 

 

A continuación sigue la subida amaneciendo hacia ‘Las Deseadas’ donde te encuentras con un pueblo volcado a tus pies animándote la subida, emociónate que todo un pueblo sale a las 7 de la mañana para animarnos, y de esa forma.

 

 

De aquí hasta ‘El Refugio del Pilar’ todo genial iba perfectamente y bien acompañado por Ramón todo el rato, gracias Ramón. Ya tenía programada la parada para reponer fuerzas, pero antes una agradable sorpresa Angie una amiga grita mi nombre y con que ilusión y motivación me dio aunque no pare para saludarla hasta más tarde. Continuamos Ramón y yo hacía ‘El Reventón’ por un camino de tiera y fácil para correr durante unos 8 kms, una vez en ‘El Reventón’ había que para y prepararse bien para lo que nos espera, Ramón queda atrás pero yo sigo mi aventura…

 

 

…’El Roque de los Muchachos’ 9:18:58, 51km me costó llegar pero gracias a los ánimos del público que estaba en aquellos sitios menos esperados soplado trompetas, dándote fuerzas en la espalda y gritos de ánimo; wow! por fin entro dentro de la tienda avituallamiento y ahora paro para comer algo de pasta, otra vez la organización con mucha alegría ayudando y apoyando muchísimo, gracias.
Tengo tierra en las zapatillas pero sigo adelante sin cambiar de calcetines que resultó ser un gran error por la bajada que prometía a continuación, fue falta de experiencia, 18 kms de bajada, calambres en la piernas y zonas muy, pero muy técnicas, tardo casi 3 horas en bajar hasta Tazacorte 12:07:40 aquí no sabía si abandonar o seguir, solo me quedaban 5 kms pero estaba rendido; busco ánimos desde dentro y continuo hacia la meta, tardo casi 1 hora en llegar a la meta, terrible pensé que no llegaba por la dificultad de subir hacia la meta pero una persona me dejó agua que gracias a el me pude levantar cabeza y correr los últimos 2 kms de asfalto hasta la meta. Todo una experiencia subimos y bajamos tres montañas en menos de 13 horas, esta carrera me dejó vacío y sin ganas de seguir pero ya sabes eso es lo que buscamos inconscientemente y una vez terminada la carrera y descansas un rato estás pensado en la siguiente carrera.

 

 

Transvulcania, una carrera 100.